El ganado

Imprimir

ORDENANZAS DE VILLARINO, AÑO 1821
Capítulo 13
"Determinamos que cualquiera vecino del lugar que tenga cuarenta cabezas de ganado menudo haia de tener también Pastor de cuatro pies, y no lo teniendo sea castigado tres veces al año, cada cuatro meses una vez, y el primero castigo que sea del importe de cien maravedises, el segundo de doscientos maravedises y el tercero de trescientos maravedises. Y si hechos estos tres castigos, con todo eso no lo hubiesen buscado, que se de parte a la Justicia."

ORDENANZAS DE VILLARINO, AÑO 1821
Capítulo 19
"Determinamos que todo el año se guarde la vecera del ganado de la vista baja. Y desde el primero d¡a del mes de Marzo en adelante, por cada cabeza de este ganado que se encontrase haciendo daño en los cotos o sembrados, pague un real de pena su dueño, y la misma pena ha de pagar si entrare en las eras después de que se comienza a poner los frutos en ellas y mientras allí estuvieron. Y que el d¡a de San Miguel de Setiembre las eras están ya limpias y que los marranos de ceba pasando el d¡a de San Miguel de Setiembre los encierren sus dueños, pena de un cuartillo de vino por cada d¡a.... y que la vecera de este ganado se guarde de sol a sol, y no lo cumpliendo pague el pastor cien maravedises de pena. Y no saliendo el pastor a tiempo, as¡ de esta vecera como de las demás de otros ganados, cualquier oficial pueda salir a ella y cobrar del pastor media azumbre de vino sin dar parte al Concejo de ello."

ORDENANZAS DE LOMBA, AÑO 1856
Capítulo 18
"Declaramos y acordamos que ningún ganado ande sin pastor, y por tanto haber vecera de lechones, jatos, vacas, y cabaña, las tres primeras seguirán siempre de velilla; y la cabaña, si hubiere vaquero, la guardar según costumbre y trato que se haga al rematársela, y si no lo hubiere seguir también de velilla. Y también declaramos y mandamos que siendo costumbre inmemorial que los ganados que tenga el párroco, de cualquier clase y condición que sean, se les ha de guardar el pueblo en las veceras, a excepción de las reses de cabaña habiendo vaquero, pues entonces lo pagar como cualquier vecino. Y también mandamos y declaramos que en virtud de guardarle sus haciendas en las veceras, tiene el párroco la obligación de andar las cuatro letanías.

Y también mandamos que las veceras principien el primero de abril, si el tiempo lo permite, y si no cuando el Concejo lo determine. Los pastores de todas las veceras han de ser suficientes en todo para guardarlas, y en caso de duda lo decidir n dos personas del pueblo, que sean prudentes, escarmentadas y desinteresadas, juzgando la suficiencia de los pastores para todas las  eventualidades de una vecera, mayormente en el monte alto, y que dichas veceras se libren de sitios vedados, que son los siguientes: el Peñedal del Reguero, de la Surbia, las Surrietas y la Peña del Aguila, bajo toda responsabilidad, y también se veda como va dicho arriba del Peñedal que estén cima de Fueyo  Grande. Y todo pastor o vaquero dar parte inmediatamente de cualquier novedad que haya en la hacienda de su dueño, pena que si no da parte pagar todos los atrasos. Y que ningún vaquero sea osado a traer hacienda forastera para la cabaña, bajo la multa de cuatro ducados."

Copyright 2012. QualityJoomlaTemplates. Ayuntamiento de Encinedo