Arquitectura

Imprimir

La casa de corredor con tejado de pizarra es el tipo dominante en la comarca. Es un tipo evolucionado de dos alturas, donde en la superior se sitúa la cocina y las habitaciones y en la planta baja las cuadras y a veces la bodega. El corredor es el elemento característico, ampliando el espacio de la casa, donde incluso se puede alojar el horno.
Dibujo: Pilar Ortega
Dibujo: Pilar Ortega Lo más habitual es que se disponga en paralelo a lo largo de la planta, orientado al solano, pudiendo doblarse alcanzando más de una fachada. Se identifica por su carácter cerrado, con entablado continuo vertical que, a veces, solo deja pequeños huecos o balconcillos. La disposición del corredor volado se alterna con aquel que se constituye como elemento de entrada, ayudado por la escalera de acceso exterior o "patín". La escalera normalmente es de piedra y se dispone generalmente en paralelo a la fachada, protegida por el vuelo del tejado. En ocasiones el corredor se cierra con tabiques de encastado revocados con barro o cal, incluso apoyados en muretes, pilastras o pies derechos, creando un espacio porticado de protección para la carretera y el portón. En el interior, la cocina se acompaña de la despensa y del horno, aunque en muchas ocasiones se ha añadido ‚este, al desaparecer el papel de los hornos comunales.
Dibujo: Pilar Ortega
Dibujo: Pilar Ortega La cocina incorpora el llar bajo enlosado, con los escaños alrededor, pudiendo disponer o no de campana que, si existe, se constituye con una elemental estructura de madera, cerrada al interior con tabla y al exterior recubierto de losa. La imagen exterior de la arquitectura, junto al corredor y las cubiertas, se completa con la fuerza de sus fábricas pétreas. Dominan los esquistos y cuarcitas, a las que se van añadiendo el canto rodado y poco a poco, mientras se desciende a la Cabrera Baja, se incorporan los revocos de barro marcándose la mayor presencia en las vegas. Los colores pétreos van desde los tonos rojizos, pasando de los dorados a los verdosos y grises, e incluso el color negruzco. Se alternan, en este último caso, con los cuarzos lechosos blancos a modo de contraste cromático. Lo menudo de las fábricas pétreas obliga a constituir los huecos o dinteles y jambas de piezas de madera, de un tamaño reducido, como respuesta al duro clima de la comarca, donde el vidrio se incorpora muy tardíamente. 
Dibujo: Pilar Ortega
Dibujo: Pilar Ortega La madera se asoma al exterior especialmente en los corredores y aleros, empleando especialmente el roble y el castaño. En los ejemplares más evolucionados, en el corredor aparecen las galerías acristaladas, con influencia de carácter más urbano. Es reseñable en algunos lugares la presencia de revocos con formas almendradas, dotados de dibujos, con motivos de animales, empleados en ejemplares de este siglo. Otra característica de la arquitectura comarcal es la adaptación de los asentamientos y de su construcción a la fuerte pendiente del territorio, manteniendo un sabio diálogo con su paisaje que se traslada a sus entornos agrarios, con sus cercas y espacios próximos de cultivo. (José Luis García Grinda)

Copyright 2012. QualityJoomlaTemplates. Ayuntamiento de Encinedo